EL UNICO ESCRITOR SOY YO - DON QUIJOTE

En mi voz

domingo, 12 de noviembre de 2017

En mi voz Las almas volverán...




                                                    Las almas volverán...

Mary atraviesa la placita con paso desparejo y torpe mientras atisba el futuro: de costado, como una yegua compadrita. Los pibes, malón de regreso que abandona con esfuerzo el potrero y la redonda, la observan como quien busca respuesta en un reloj detenido en otro tiempo.
     Las agitaciones y tormentas de una empleada postal como Mary pertenecen al pasado reciente, quizás por eso gruñe un reclamo desafinado por ese pueblo indolente. 
     En la estafeta la cortina rezonga y la reciben afablemente el vaho, la humedad, y las hilachas de aquellas cartas olvidadas.
    A Mary la satisface esa melodía y todas las mañanas ella insiste en danzar al compás de un acorde quejoso:
  —¿Qué será de mí si nadie espera una carta? Una carta es una visita inesperada que uno puede besar, acariciar o evocar…
   Alguna vez, un repartidor postal se acercó a Mary pero por culpa del destino, dios sin altar en el mundo (tan insalvable como imprevisto) lo dejó ir: es que ella fue incapaz de comprender que ese cartero, tercero involuntario, ya no cargaba de su hombro el útero desierto con las cartas que muchos dejaron abortar en la madrugada por ese correo electrónico, superficial y urgente.

   Del buzón vacío nace una canción y Mary, como aquel poeta, acompaña el tono de una oración de fe: volverán las cartas olvidadas, volverán mis noches a rondar, y otra vez como almas en bandada, me llamarán, me llamarán...

En mi voz Para que no se les olvide




Para que no se les olvide

En el principio era el Verbo y frente a Dios era el Verbo y el Verbo era Dios.    
   Todos sabemos que para el final de los tiempos Odín el vikingo, dios violentamente enérgico, se comprometió a protegernos a nosotras, las diosas, y a los hombres también, contra las fuerzas del caos en la batalla del fin del mundo.
   Júpiter, como todo romano tiene un gran temperamento, es un dios sabio y justo que reina sobre la tierra y el cielo.
   Claro que todas y todos sabemos que tiene sus defectillos, anda siempre metido en líos de polleras, con Juno, con Minerva y a veces se cruza de mitología y a espaldas de Zeus la seduce a Atenea.
   En el caso de Yahvé, la divinidad nos prometió a la descendencia de Abraham y dijo ser el Dios que sigue siendo.
   Su principal preocupación era y es, demostrarnos que existe una continuidad en la actividad divina desde la época de los patriarcas a los acontecimientos registrados en el Éxodo.
   En el versículo 17 hay una reafirmación de la promesa hecha a Abraham.
   Es bueno recordarle sus promesas a los dioses, ahora, que las cosas se están poniendo bravas ¿no les parece?
Ada Inés lerner







                                     




                                               
                                              
                                                         

En mi voz Zombies

Resultado de imagen para zombies reales
tomado de Google



                                                             Zombis

—Así, algo así, adviene con los zombis —señaló el antropólogo Ernesto Sabes—, criaturas de origen vudú, ajenas al lenguaje y el deseo. Esto fue producto de una situación ajena a sus deseos pero necesaria para enfrentar a su enemigo. Atrincherarse bajo tierra para emerger desde ahí y poner en fuga a los invasores. Claro que ya no volvieron a ser los mismos.
   El público, la mayoría estudiantes blancos, algunos indiferentes, otros horrorizados, permanecían en silencio durante la hora que duró la conferencia.
   —Ahora son indiferentes y harapientos —continuó el científico—, víctimas de pócimas o de magia, los zombis son una multitud sin liderazgo. Y transitan sordos y ciegos a lo que no sea su hambre de carne humana…
   Un murmullo se levantó desde el público hasta convertirse en un grito de horror, dos seres como los descriptos por el antropólogo se dirigían hacia él con un gemido repugnante.
   La sola presencia de los sujetos en el escenario hizo huir a un público delirante, sin que nadie volviera la vista atrás.
   El antropólogo tendió sendos billetes a los dos actores, y éstos se alejaron por la puerta trasera del salón, mientras el disertante levantaba vuelo con sus alas transparentes y salió por una claraboya en el techo.

Ada Inés Lerner

viernes, 3 de noviembre de 2017

BIFICCIONES: Turismo – Ada Inés Lerner & Luciano Doti





 Turismo –

 Ada Inés Lerner & Luciano Doti



Muchos años después, abordé la nave que me llevaría como turista a Marte. La Tierra y sus conflictos bélicos me habían saturado y ya no sabía cómo se podía arreglar estos zafarranchos
armados por los poderes económicos de turno, que además siempre son los mismos.


Los paisajes celestiales fueron maravillosos aunque
empalidecidos por los comentarios sobre el Sol y sus cambios de polaridad y la
basura que los terrícolas veníamos enviando desde hacía décadas, la cual ya
había empezado a contaminar al planeta rojo. Y no era sólo basura lo que
exportábamos, también el fenómeno conocido como globalización había llegado
allí. La colonia marciana se parecía cada vez más a una ciudad terrícola.
Acepté con resignación que los humanos reproducíamos nuestro
comportamiento en cualquier lugar que nos tocaba habitar y me fui a comer una
hamburguesa en la primera sucursal de McDonald’s en Marte.

jueves, 19 de octubre de 2017

Publicado por Luciano Doti - Diario NCO -

Pesadilla
Diario NCO

Esa noche, Elena oyó a la pequeña Rosita que llamaba con un gemido ronco, un grito de llamada desesperada a la madre. La niña se había dormido después de recordar a Miau, y se despertó abrazada por Elena que la calmaba y arrullaba para alejar de la niña la zozobra de la pesadilla. Otra vez el silencio hasta que la niña con un gemido ronco los sacudió.
Por Ada Inés Lerner
Rosita lloraba desconsolada. Sacudía  las piernas, y una negativa total, un rechazo con las dos manos y todo el cuerpo a  la voz del padre, y José intentaba consolarla sin comprender por qué lo rechazaba con sonidos confusos y gritos de animal que se ahogaba.
Si el llanto se convirtiera en reproche entonces ellos podrían aclararlo, pero mientras la niña callara, todo estaba perdido.
José, sin hablarlo con Elena ni con la niña, apareció una tarde y depositó en el piso una cajita negra de donde partió un débil maullido.
Ante la mirada atónita de sus padres, Rosita se transformó en un lobezno que golpeó la cesta con fuerza contra el muro, con aullidos sin llanto y los ojos enrojecidos, hasta caer desmayada.

La autora: La autora: Ada Inés Lerner reside en la zona oeste del Gran Buenos Aires. Ha publicado cuentos, microficciones y poemas en varias antologías de papel y medios digitales. Obtuvo premios y menciones.
Microficción seleccionada por Luciano Doti (Lomas del Mirador). Twitter: @Luciano_Doti

EL NARRATORIO: ANTOLOGÍA LITERARIA DIGITAL NRO. 20

EL NARRATORIO: ANTOLOGÍA LITERARIA DIGITAL NRO. 20:                                             Disponible para su descarga en: MEDIAFIRE Leer On line en  ISSUU: ...

lunes, 16 de octubre de 2017

El Viento Zonda Publicado en El Narratorio Octubre 2017



                                       El viento Zonda
                                                                                   
Una tarde de viento oeste, una tarde que paseaba por los senderos de Parque Leloir escuché que alguien comentaba que Ernestina Godoy y Rufino Pocoví se escondían en los jardines de la Clínica del Parque para intercambiar palabras y caricias que les traía la brisa.
            Y dijeron que Rufino Pocoví – después de muchos inviernos viviendo allí, tantos que ya nadie recordaba por qué había ingresado –  logró que el Doctor Mayor le confiara su jardín, con las flores de estación y de las otras y los paraísos y eucaliptos y acacias y pinos negros, blancos, y muchos otros y que Rufino Pocoví le explicó a su mujer que los pinos tienen siempre verdes las hojas y le regaló varias piñas, fruto de sus árboles amados.
Dijeron que Ernestina vivió con su mamá hasta llegar a una edad mediana y que Ernestina era una mujer buena moza que un buen día intentó explicar a quien quisiera oírla una alocada idea (opinaron los médicos, que de eso saben mucho).  Pues bien,  Ernestina afirmaba  que alguien quería prohibir el viento, el viento aquél de su zonda natal, y que querían prohibirlo sólo porque el dulce viento solía escribir en las piedras pensamientos duros y pertinaces mientras soplaba ardiente en los campos de su sanjuan natal.
Y me contaron que por algún raro designio de la ciencia Godoy Ernestina se encontró un buen día internada en una clínica de los buenosaires; fue allí que le contó al bueno de Rufino Pocoví su loca idea e inmediatamente Rufino Pocoví le contestó que al viento hay que respetarlo, porque algunos le dicen viejo, pero viejo y todo, Ernestina, mire como sopla ese viento suyo.
Luego, no sé cuándo, Rufino Pocoví le contó a Ernestina Godoy, recomendándole eso sí, que no lo repitiera jamás, (porque eso de “jamás” es una forma de decir que tienen los doctores), que él, Rufino Pocoví, estaba seguro que Ernestina tenía razón:
       -  el viento zonda forja las dunas de nuestro cuerpo como en un espejo caliente, con un lápiz perfumado - y modela en las sábanas blancas las formas del deseo - agregó Rufino Pocoví
         Aquí debo reconocer que me dijeron que Ernestina se ruborizó un poco, ella que era una señorita pero reconoció entre suspiros secretos que era así nomás, que el viento arrastra las miradas, las abraza y con los quejidos enciende la ternura entre danzas y que algo crece y decrece en la piel.
             Una tarde en que las gotas de humedad muerden y la ñata contra el vidrio estimula las confesiones, Ernestina le contó a María Veydile (la enfermera del segundo piso) que alguien quería prohibir el viento y le confió sobre Rufino Pocoví;   Mary (que es sólo la enfermera del segundo piso), se escandalizó y le aconsejó que se mantuviera apartada del viento porque es peligroso y está prohibido, que no es bueno para ella.
            Ernestina lo pensó y lo pensó pero decidió seguir los vericuetos del viento y lo vio quebrar las fronteras de las rejas del jardín y se imaginó que debía recorrer mapas ignotos y viajar para siempre como aquel río que dicen que se aleja y no vuelve.
            Enterado el Doctor Mayor, que era un buen hombre a pesar de toda su ciencia, quiso prohibir el viento. Fue entonces que Ernestina Godoy y Rufino Pocoví tuvieron que esconderse entre los vericuetos del jardín (que tan bien conocía el jardinero) pero no sería justo reconocer que desobedecieron del todo al Doctor Mayor ni a la enfermera del segundo piso y solían encontrarse atravesando las sombras quiero decir, andaban por ahí sueltos y se escondían  cuando alguien paseaba por los jardines y sus veredas.
             En la realidad Ernestina y Rufino gozaban viendo cómo los vecinos de una quinta lindante con el oeste (donde nace el viento zonda), hacían su labor bienaventurada, porque no hay tarea tan bendita como la de hacer germinar la tierra pensaban Ernestina y Rufino, y los granjeros además del trabajo de la casa cuidaban los gansos, los perros y  las gallinas y a una torcacita que se refugió bajo un alero y se quedó para siempre y no faltaba día que los tres, Ernestina Godoy, Rufino Pocoví y la torcacita reían de buena gana.
         No se si es importante aclarar que Ernestina era de buena familia – de los Godoy y Godoy como dicen en el barrio -, a la señorita se le notan los modales y el porte distinguido, (dijo la moza del comedor) aunque por estos tiempos Ernestina vaya vestida con ropas gastadas y una mantilla tejida al crochet (color amarillo patito) que le cubre los hombros, y por esa mirada altiva de sus ojos empapados de celestes estrellas y orgullosas primaveras.
            Sí, hay algo entre Ernestina Godoy y Rufino Pocoví dicen las coníferas celosas...     
            Una tarde impecable, a Rufino Pocoví le pareció escuchar que los doctores hablaban de que alguien quería prohibir el viento, dijeron que es peligroso cuando atraviesa las sombras y Rufino Pocoví (recordó que alguna vez, en sus mocedades, había sido músico) y quizás pensó que el viento se desliza como un milagro entre las notas blancas de su verdulera correntina; y también que la música puede parir y crecer como los amores locos. Y creo que también pensó que antes de semejante despropósito casi toda la música nacía del viento; aún en más en la verdulera, aunque los doctores, con toda su ciencia, lo ignoren.
            Y fue para entonces, me parece,  que Rufino Pocoví le contó a Ernestina Godoy que en algún tiempo él, Rufino Pocoví, para pensarse  músico se enganchó en una chacarerata  (antigua de verdad), y después se fue a Europa junto a una chica que también andaba en eso de la canción, aunque él ya había olvidado como se llamaba.
             Y también fue por ese tiempo que un martes de visita llegó la mamá de Ernestina;  fue llegando como si se llevara por los cabellos,  de revoloteo, como gallina ponedora que sólo puede levantar vuelo corto, por el peso de los huevos, digo; se le notaba el alboroto gallináceo en el dilatarse de los ojos y en el movimiento de las manos contrahechas y económicas que a Ernestina le hacían acordar cómo andan a los picotazos los pollitos.  El Doctor Mayor llegó después y entró por el caminito rodeado de nomeolvides, subió el escalón de la entrada, siempre seguido por María Veydile (la enfermera del segundo piso).
           - Comprenda, doctor, - decía la mamá de Ernestina - que han corrido rumores -;  la mamá decía eso, pero en realidad todos sabían que la cuentera había sido Mary que esperaba que las visitas llegaran para largar la lengua y forrar los bolsillos. Sólo Ernestina no le dio importancia porque para mi mamá los chismes siempre fueron una preocupación placentera, dijo.
     -  Yo no me fijo, cada cual hace su vida como quiere – decía la señora -  pero mi hija es señorita y tratándose de una discapacitada, usted me entiende, Doctor - y permaneció de pie, con una sonrisa cómplice, las manos escondidas, como si tuvieran vergüenzas entrelazadas en su espalda.
             Al Doctor Mayor, que no por nada era el director se le dibujó una mueca que solía llevar escondida y aunque no se le nota, Ernestina le conocía muy bien.
           - Me gustaría conversar con usted en privado - y esperó para que sus palabras crearan el suspenso necesario -  permítame  invitarla a mi despacho.
          Ahora si a la mamá se le instaló otro gesto que seguro todavía no conseguía encontrar, lo siguió.  Cuando la mamá salió de la entrevista se le había derrumbado la con cara y todo; claro que Ernestina nunca la había visto así: su mamá tan charlatana que no paraba de hablar esa tarde estaba silenciosa como un poste.
            Creo que fue a partir de esa tarde que el Doctor Mayor le encargó a Lady Godiva (que era la psicóloga rubia) que se reuniera con Ernestina Godoy y Rufino Pocoví y Lady Godiva les dijo que era bueno que los dos se sentaran en la playera, en el parque,  para charlar y charlar. Por supuesto María Veydile (la del segundo piso) contó que, los novios, en seguida se abrazaron y se besaron...  y luego él con una mano... pero que parecía que a Ernestina le daba vergüenza (eso creía Mary) pero que Ernestina no parecía hacer nada por safarse.

               Quizás la mamá de Ernestina no entendió  que las piedras estaban escritas por los vientos, incluso el Zonda, desde mucho tiempo antes. Y creo que fue entonces que Ernestina Godoy y Rufino Pocoví pudieron adivinar que el sonido nacería de la verdulera y crecería entre amores locos y que a nadie más se le ocurriría prohibir el viento.