EL UNICO ESCRITOR SOY YO - DON QUIJOTE

En mi voz

domingo, 6 de septiembre de 2015

Griselda García



Tomado de la página de Griselda García
Una vez, en una tierra muy lejana, yo tenía 20 años. Te juro que ya se había enfriado el planeta. Le estaba mostrando mis poemas a un escritor -el único que conocía-, que había publicado un libro. Él solía ajustarme las clavijas de una manera algo extrema, o al menos así lo percibía en ese momento en que recién empezás y cualquier cuerda se te puede cortar.
La Farola de Liniers, borde de la capital. Los que iban al mercado o a la terminal pasaban como oscuros peces vueltos del revés en un acuario seco. Bares, plazas, galerías, livings de la existencia: magia de las zonas de tránsito donde nada permanece demasiado tiempo. "There is no time, only clocks", Craig Czury dixit.
Aquella vez, el joven escritor me dijo: "Si uno no trabaja a los 20, a los 30 no lo va a querer nadie". No sé si citaba a Paul Bowles o a Sandro. No lo va a querer nadie en el sentido de que no sembró, no hizo obra, se demoró en otros caminos. No hay otro tiempo. Es ahora.
Y ahora encuentro esta leyendita, la de la foto de acá abajo: "Al legendario cellista Pablo Casals le preguntaron por qué seguía practicando a los 90 años. "Porque creo que estoy progresando", respondió".
Pienso en algunos chicos de 20 (también de 30, ay) que quieren ser escritores pero no escriben, y en el machaque de la docencia, la repetición. Voy a seguir repitiendo: no hay tiempo. Es ahora. Pero alguien que no se escucha a sí mismo mucho menos me va a escuchar a mí. Sin embargo, con que haya un eco es suficiente. "Éramos solo dos sobre la tierra, pero éramos dos sobre la tierra", gracias Emeté. La soledad se hizo añicos, la poesía, palabras.
Ahora, vamos.
Publicar un comentario