EL UNICO ESCRITOR SOY YO - DON QUIJOTE

En mi voz

viernes, 19 de agosto de 2016

En mi voz Ada Inés Lerner

Resultado de imagen para hortensias


                                                                                                                     

Hippies y hortensias

Hubo un tiempo en que yo iba a hablar con los hippies a las Islas del Delta, 
observaba sus artesanías y saludaba a las hortensias.
Hasta que me convencieron.
Una mañana de primavera en que los palos borrachos de la Av. 9 de Julio todavía estaban allí y florecían en rosas y blancos, me acordé de las hortensias y llegué hasta la Estación Retiro. Desde mi infancia era amiga de las hortensias en los brazos del Paranacito.
Subí al tren hasta San Fernando.  Admiré cómo navegaban los jóvenes estudiantes, y fui incapaz de imitarlos.
A pesar de mi edad mi madre nunca me permitió llegar hasta las islas más lejanas.
Tiempo después, ella arregló mi matrimonio con un señor parisino,  mayor
que yo, heredero de una importante fortuna familiar.
Nuestro noviazgo fue corto.
Mi familia estaba apurada por situaciones que ustedes comprenderían.
Mientras tanto empecé a ir todos los días al Paseo del Tigre acompañada de
mi esposo, Alain. Cuando me propuso navegar y entrar en las islas centrales
le dije con señas, (yo no hablaba francés y él tampoco español) que tenía miedo.
Alain insistió, tomó los mandos y el timón y enfiló directamente hacia un
brazo del Paranacito. Continuó navegando y yo me volví con mis hortensias y los hippies.
Comenzó a oscurecer. Regresé a casa. Alain no estaba. Hubo preguntas y
trámites obvios. Las fuerzas de seguridad se dirigieron al lugar y con buena
voluntad les señalé el brazo del río que él había tomado.
Juré que ignoraba su paradero.
Actuaron buzos. Salieron fotos en los diarios.
Parecía habérselo tragado la tierra o los ríos.
No volví a navegar.
Mis amigos sonreían comprensivos.
La situación se había tornado dolorosa de modo que dejé de saludar.
De cualquier forma consideré apropiado hospedarme en mi casa de París y
no he vuelto por aquí aunque pedí hippies y hortensias del Tigre para mi entierro.
Publicar un comentario